miércoles, 22 de mayo de 2013

LAS GRANDES BODAS DEL CINE.


                Para todos los que nos seguís cada viernes en nuestra sección dentro del programa Ponte en Pie ya sabéis que me caso este verano. Todo lo que sea organizar una boda significa tomar decisiones, unas acertadas y otras no tanto, pero todas las tomas siguiendo tus propios instintos y lo que más te gusta. Pretendes hacer de ese día algo personal que te guste pero, a la vez, también deseas que tu familia se encuentre cómoda y disfrute de ese día a tu lado. El problema es que, en algunas ocasiones, las decisiones que tomas sobre la celebración disgustan profundamente a tu familia. Todos estos altibajos hacen que las novias sufran bastante estrés y dudes de sus propios gustos. Estos altibajos te los puedes tomar con humor o no, y son estas situaciones límites las que se reflejan en las películas, exagerándolas hasta el límite, o no. En este artículo vamos a hacer un repaso sobre las mejores películas con temática de boda e intentaré daros mi opinión sobre las situaciones que yo misma estoy viviendo mientras organizo mi propia boda. 

               
              La primera cinta de la que me gustaría hablar se llama Guerra de novias. Se centra en la historia de dos amigas íntimas desde la niñez que se enfrentan en el momento de casarse ya que solo lo pueden hacer en la misma fecha. Kate Hudson y Anne Hathaway se hacen toda clase de perrerías la una a la otra cuando, en realidad, deberían apoyarse y darse cariño. Sobre este tema poco os puede contar ya que mis amigas han colaborado y lo siguen haciendo participando activamente en mis decisiones y apoyándome hasta el final. Es de agradecer que me suceda eso ya que, no debe de haber nada peor que tu mejor amiga te esté haciendo la vida imposible mientras tus nervios hacen estragos en tu cuerpo. ¡¡Relajación novias, relajación!! (Qué fácil es decirlo y que difícil llevarlo a cabo).




              


 Otras de las cintas que no te puedes perder si te gustan este tipo de cintas es, 27 vestidos donde podemos ver a una mujer que acude a todas las bodas como Dama de honor pero nunca como novia. Katherine Heigl interpreta como nadie a la mujer exigente y soltera que ve como todo el mundo a su alrededor se casa pero ella permanece soltera. Nunca tuve planificado casarme, de hecho nunca tuve ganas de casarme. Pero, de repente, conoces a alguien que te sorprende y hace que quieras comenzar una vida juntos por lo que comienzan a surgirte ideas de cómo celebrar con tu familia y amigos tu propia felicidad. Para cuando te das cuentas estás inmensa en una boda con 140 invitados y la vorágine te lleva y te arrastra como una corriente marina. No os confundáis, estoy muy feliz, súper feliz y también súper estresada. ¡¡Se me pasará en mi luna de miel!!.




             

          Para mi tercera opción, plantearos ver la película Planes de Boda. Una cinta donde Jennifer López interpreta a una organizadora de boda meticulosa hasta el extremo y exigente con los hombres lo que la hace permanecer soltera mientras a su alrededor se casa todo el mundo. No sé qué pensáis vosotros pero a mí siempre me ha parecido una horterada típica de EEUU, donde idolatran todo lo que se supone que es súper hortera. Sin embargo, una vez que me sumergí en la cantidad de pequeños detalles que una novia tiene que decidir veo mucho más práctico que alguien se encargue de buscar por ti todos esos mínimos detalles y que se encargue de solucionar todos los problemas que surjan. ¡¡Quiero que alguien me organice mi boda!!. Creo que ya voy tarde para eso.
                 



                



               Si de verdad queréis divertiros, por favor, no os perdáis Mi gran boda griega. Nunca me he reído tanto viendo las situaciones que viven los novios. Seguramente son situaciones exageradas a propósito para darle más dramatismo a la historia pero, en la vida real, de vez en cuando también tienes que tomar decisiones con las que no estás muy de acuerdo pero que hace feliz a alguien importante en tu vida. Muchas veces debes ceder si quieres complacer a tus familiares. Lo importante es encontrar el equilibrio perfecto para hacer que la boda sea tuya, pero cederles parte de las decisiones para que ellos también sean felices. ¡¡Es complicado!!.





                Quizá la película con temática de bodas por excelencia sería Novia a la fuga donde la gran pareja compuesta por Julia Roberts y Richard Gere volvieron a reunirse tras el gran éxito de Pretty Woman. En esta cinta Roberts interpreta a una mujer que se ha fugado de todas sus bodas, y no hablo de una ni de dos bodas, hablamos de muchas bodas en las que se dio a la fuga de diversas y divertidas maneras. Pese a que me divertí mucho viendo está película no tengo intención de imitarla. Parecerá un tópico pero estoy muy contenta con la decisión que tomé y deseando que llegue el momento para disfrutar con nuestras familias y nuestros amigos de la ceremonia y la fiesta. Estoy emocionada por haber encontrado a la persona idónea para dar este gran paso y, ansiosa por que llegue el momento de disfrutar de todas esas decisiones de las que ahora dudo. ¡¡Ya os contaré el resultado!!  



                Hay muchas más películas que merecen la pena ver para disfrutar de las bodas de los demás pero hay poco tiempo y espacio para hablar de ellas. No os perdáis La gran boda, El día de la boda, La boda de mi mejor amiga, Los padres de ella, Sweet Home Alabama y tantas más que ahora no recuerdo. Hay muchas opciones, no os la perdáis y disfrutar de los preparativos de vuestra boda si la estáis preparando, del noviazgo si todavía no pensáis en boda y de la soltería si no tenéis nada de lo anterior. Todos los estados son maravillosos si veis la parte positiva y no os agobiáis. Todo llega.
               

lunes, 20 de mayo de 2013

El gran Gatsby, de Baz Luhrmann



Puro espectáculo y entretenimiento visual que entra por los ojos y te llena el alma. Así calificaría la nueva cinta de Luhrmann que vuelve a esos colores, escenarios imposibles y lugares extraordinarios que tanto caracterizan a su cine. Ha tenido muchas críticas a su paso por el Festival de Cannes pero no sorprende, no es un director para todos los públicos. Sin ir más lejos, fui con un grupo de amigos y una de ellos salió completamente decepcionada de la sala. No tiene guión, me decía pero es que Luhrmann no es un director que fabrique guiones: es un director que filma sueños, los convierte en realidad y te los muestra con una pasión y entrega que es imposible no rendirse ante la belleza que se imagina, la metáfora creada y el resultado visual tan mágico. Su universo es tan impresionante e increíble que te abandonas a la historia, no puedes más que dejarte llevar y disfrutar de la experiencia visual que tienes frente a la pantalla, de color verde esta vez, de un verde esperanza para Gatsby. Y solo para el.

Es cierto que falla en el guión, quizás por respetar el hilo argumental del clásico interpretado por Robert Redford y que esos giros finales a los que nos tiene acostumbrados, (tal como ocurría en la genial Mouline Rouge), en este caso no se dan  provocan que la historia sea algo previsible y es cierto también que el hilo argumental se antoja algo pesado debido, creo, al recurso fácil de la Voz en Off, (me hubiera encantado ver la historia sin ser tan narrada) pero aunque la mitad de la película se torne densa y en ocasiones decaiga, desde la secuencia de la reunión en el hotel, que para mí es de las mejores que he visto en mi vida, (y lo siento si creo falsas expectativas) hasta el final, la historia se hace grande y arregla toda la cinta. Y la música, esa mezcla de antiguo y moderno que me fascinó en Mouline rouge y que vuelve a fascinarme ahgora. Todo eso unido a las grandes interpretaciones de Tobey Maguire, (sorprendente para mí), Carey Mulligan, que borda este papel y que me encanta porque creo que no hay actriz mejor que ella para transmitir con una mirada toda la tristeza que puede esconder dentro y, sobre todo,  Leonardo Di Caprio, cada vez mejor actor y cada vez mas candidato serio a ganar un Oscar hacen de El gran Gatsby una cinta irrepetible y mágica.

Hay quien prefiere otro tipo de películas, más elegantes y clásicas, menos exageradas y menos bellas visualmente pero yo, al igual que decía el gran Alex de la Iglesia en su twitter: "prefiero los fuegos artificiales al calor templado de un aburrimiento comedido y perfecto". No tengo más que añadir. Baz Luhrmann: nunca dejes de hacer cine.




viernes, 17 de mayo de 2013

OBJETIVO: LA CASA BLANCA DE ANTOINE FUQUA


               Hoy me toca hablar de la americanada por excelencia del mes de Mayo, Objetivo: La Casa Blanca. Se trata de una cinta de acción donde un agente secreto en solitario se lanza en una lucha suicida con la intención de salvar al mundo y liberar al Presidente de los Estados Unidos de su cautiverio dentro de su propia casa. Sobre el guión no hay mucho más que decir. No es excesivamente original, cambiamos el Air Force One por la Casa Blanca, a Harrison Ford por Aaron Eckhart, a Glenn Close por Morgan Freeman y a Gary Oldman por Rick Yune. Una vez realizados estos cambios os podéis imaginar de que va la cinta. 

              Dicho esto, vamos a hablar del reparto que es la verdadera joya de la corona de la cinta y lo que la hace muy interesante. Podemos comenzar por Gerard Butler que interpreta al agente secreto que en solitario intenta salva el mundo, a costa de muchas vidas que se van perdiendo por el camino. El personaje al que interpreta es muy del estilo de John McClane, arrogante y provocador pero muy divertido a la vez, dándole a la cinta la sal y la pimienta necesarias para hacerla entretenida y no aburrida y común.

             Dentro de la película podemos ver a Morgan Freeman, que estos dos últimos meses ha estrenado varias cintas interpretando al Presidente de la cámara que se tiene que hacer cargo de la situación de riesgo que vive el país. Como siempre, una grandísima interpretación que no deja indiferente a nadie y a la que, este actor ya nos tiene más que acostumbrados. Lástima que el papel se le quede algo corto. Junto a él podemos ver a Angela Basset, que interpreta a la responsable del Servicio Secreto y a la ganadora de un Oscar Melissa Leo, totalmente irreconocible en su papel de Secretaria de defensa e intima colaboradora del presidente. Gracias a este gran reparto y a su continua acción el film se deja ver haciéndote un par de horas de lo más entretenido. Si os gustan este tipo de cintas no os la perdáis, si no os van demasiado las películas con planos de banderas americanas ondeantes, con arengas presidenciales de “somos los mejores y gracias a eso vamos a salvar al mundo”, no perdáis el tiempo. Tiene todos esos topicazos.

viernes, 10 de mayo de 2013

OBLIVION DE JOSEPH KOSINSKI



               Para comenzar con la crítica de esta película hay que dejar claro que es Ciencia Ficción al más puro estilo La Guerra de los Mundos un género del que se está haciendo un verdadero especialista el protagonista de la cinta Tom Cruise. 

               Esperaba mucho de ella, muchísimo, el tráiler la hacía parecer muy interesante y original, pero algo se debió de quedar por el camino por que salí de la sala de cine con cierta indiferencia.

               Pero no me entendáis mal, el planteamiento es realmente original, evidentemente no os puedo explicar por qué creo que es original, de esa manera os rompería toda la sorpresa y es lo único realmente bueno que tiene la cinta. Pero hay algo en el desarrollo de la idea donde creo que los guionistas terminaron metiendo la pata, hicieron una historia lenta, muy lenta donde el tiempo no parece pasar y donde Tom Cruise acapara todo el protagonismo y es solo al final donde puedes ver algo de acción. 

               Los personajes secundarios sorprenden ya que la primera parte de la cinta solo ves a Tom Cruise y a su compañera de misión llegando a pensar que ya no saldrían ningún actor más para, un poquito más tarde llevarte la sorpresa de ver al gran Morgan Freeman, al que últimamente le vemos muy activo, estrenando película tras película. Todo lo que este hombre toca lo hace de maravilla y su papel lo borda, lástima que el guión no le acompañe como se merece. También cabe destacar la breve aparición de Nikolaj Coster-Waldau al que el mundo conoce por su interpretación de Jamie Lanister en la mundialmente conocida serie Juego de Tronos. Tiene un breve papel sin demasiada importancia pero sorprende gratamente verle en cualquier aparición que haga. 

                En resumen, no me pareció tan buena como en un principio creía pero tampoco puedo decir que me parezca una cinta mala. De ahí que diga que me dejó con cierta indiferencia y algo decepcionada. Si os apetece verla y el tráiler os llamó tanto la atención como a mí, no perdáis la oportunidad de ir al cine y disfrutarla. A lo mejor estáis de acuerdo conmigo o no. El cine es cuestión de gustos.  

lunes, 6 de mayo de 2013

IRON MAN 3 DE SHANE BLACK



Al hablar de esta película debo reconocer que no soy nada imparcial. Siento auténtica debilidad tanto por el personaje como por el actor que lo interpreta, ¡y lo curioso es que antes no era así, ni mucho menos!. Os voy a poner en antecedentes.
                Robert Downey Jr siempre ha sido un actor irreverente, alocado y con una serie de problemas con la ley que no le permitían avanzar en su carrera. Era conocido hace mucho tiempo pero la primera vez que me fijé en él fue cuando apareció en la conocidísima serie Ally McBeal. No me caía bien, nada bien. Por aquel entonces, cuando no estaba en rehabilitación estaba detenido, y cuando no estaba detenido estaba en rehabilitación. Dejé de ver la serie por su aparición. Tampoco era gran fan de los Superhéroes, me limitaba a ver a los más famosos y clásicos, Superman y Batman eran de los pocos de los que sabía algo. Los X-Men eran mis favoritos ya que la serie de dibujos animados animó mi infancia. Pero de Iron Man no sabía nada de nada, por lo que, cuando Robert Downey Jr aceptó ser Iron Man la oportunidad se me presentó clara. No iba a ir al cine a ver a un súper héroe del que no sabía nada interpretado por un actor al que tenía manía. ¡¡No vi Iron Man I!. Sin embargo, cuando llegó la secuela, alguien muy cercano a mí me pidió el favor de acompañarla al cine, ya que no tenía a nadie con quien ver esa película. Hice un esfuerzo y……. ¡¡Me encantó!!.  Por lo que, me puse las pilas y vi la primera parte. La rehabilitación del actor me hizo darle una oportunidad y, gracias a la saga de Iron Man y Sherlock Holmes reconozco que me conquistó. Pero también el personaje, alguien irónico, que se quiere demasiado a sí mismo y que es capaz de sacar de sus casillas a cualquiera, pero encantador en el fondo. Te partes de risa con él.
                Por lo tanto, resumiendo, la primera parte me pareció algo lenta, pero con lógica. Debían presentarnos al personaje, a su entorno y a todo lo que le sucedió para convertirse en Iron Man. La segunda parte me pareció alocada y divertidísima, ya conocíamos al protagonista y a su entorno y ahora, ya solo teníamos que disfrutarlo. La aparición de Iron Man en Los Vengadores le dotó a la cinta de las bromas y la ironía justas para hacerla vibrante y muy divertida por lo que, esperaba con ilusión que llegara la tercera parte en solitario de un súper héroe que se esté convirtiendo en uno de mis favoritos.
                Y por fin llegó la tan esperada cinta que ha batido todos los records de taquilla tanto en nuestro país como en EEUU. Para las personas a las que les guste el cine de acción, fantasía y súper poderes, la tercera parte de la saga cumplirá todas sus expectativas. Es divertida, vibrante y, aunque al principio se te hace un pelín lenta, enseguida coge ritmo y no te deja levantarte del asiento. Robert Downey Jr está espectacular dentro del traje de hierro y me apena profundamente que no vaya a volverlo a interpretar en solitario. La última vez que le vamos a ver en el traje será en la segunda parte de Los Vengadores, esperemos que cambie de idea.
                En resumen, si os gusta ese tipo de cine, no os la perdáis, ¡¡Es genial!!. Para lo que no disfrutéis con ese tipo de cine, mejor no vayáis por que os vais a encontrar con dos horas y media de pura acción y muchos súper poderes y villanos de lo más extraños.  

miércoles, 27 de marzo de 2013

La Fila 11: Los amantes de Almodóvar


Esta vez el nuevo estreno de Pedro Almodóvar me ha pillado muy lejos. Esta distancia me ha permitido ver todo (excepto la película, por desgracia) con otros ojos. Es curioso como uno de los mejores directores del mundo es capaz de crear tantas pasiones, positivas y negativas. Ahí tenemos, por ejemplo, a Carlos Boyero (que se cree uno de los mejores críticos de cine del país, el tío mierda, cuando he leído a bloggers con mayor capacidad de análisis que él) criticando cada película de Almodóvar fielmente desde hace ya unos cuantos años. Ha criticado sin pudor obras mayores como La piel que habito, Los abrazos rotos.... También están los admiradores incondicionales del manchego, que se rindieron a sus pies incluso con La mala educación, que no está a la altura de sus otras películas. En realidad, unos y otros, tanto los que están a favor como en contra son, realmente, los amantes de Almodóvar, debido a esa relación apasionada, medio clandestina en algunas veces, de la que hablar con la gente que te rodea, esa relación que se te mete en la cabeza y en el corazón y despierta amores y odios y ojalás, ojalá vuelvas grande como siempre u ojalá no vuelvas nunca.

Por lo que he podido leer sobre Los amantes pasajeros estamos ante una película más ligera, un reencuentro con sus comedias ochenteras, una vuelta de tuerca del universo hiperbólico almodovariano que tantas risas ha despertado. Unos dicen que la película entraña más de lo que aparenta, otros que se le ha ido la mano. Lo que parece claro, es que parece un balón de oxígeno y un punto de inflexión tras sus dos últimas películas, cargadas de peso y profundidad. Estoy deseando verla. Estoy deseando que llegue a esta Bolivia donde me encuentro ahora para poder emitir mi juicio.

Pero si este mes he decidido a escribir en La Fila 11 sobre Pedro Almodóvar no es para centrarme en su último filme, no. Quería escribir porque él es uno de los directores de referencia de la cinematografía contemporánea, ganador de dos premios Oscars (uno como Mejor Película de Habla No Inglesa por la obra maestra Todo sobre mi madre y otro al Mejor Guión Original por la impecable Hable con ella). Aquí en España ha mantenido una relación de amor-odio con los académicos, que a veces han obviado su buen hacer, su genialidad.

Almodóvar es un creativo despilfarrador y certero, un director milimétrico con sus actores, de los que saca siempre lo mejor, más que lo mejor, un loco capaz de dar vida y luz a historias esperpénticas, delicadas o imposibles, y hacerlo con una veracidad que fascina. Él es parte fundamental del cine español, el mejor director que tenemos, digan lo que digan, lo ha demostrado a lo largo de las décadas, porque se hace camino al andar.

Su cine forma parte de la Historia de un país, el mío, que tan lejos me queda hoy. Su cine da voz a varias generaciones y ha retratado los diferentes estratos de la sociedad, especialmente de una parte de la sociedad compuesta por mujeres, por mujeres de la Castilla más profunda, por las mujeres cosmopolitas de Madrid, mujeres ricas, mujeres de la calle, mujeres de la casa.

Almodóvar es un director de referencia. Un director imprescindible. Por eso, sin saber todavía qué me parecerán sus amantes pasajeros, sé que no me defraudará en absoluto, y si ésta, quizá, no sea una de sus mejores obras, habrá que esperar con esa pasión que siempre despierta las siguientes en el que será el último tramo de su madurez creativa, su, esperemos, cénit cinematográfico. 

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons